3.15.2007

Difuntos

A los muertos que nos desamparan,
Aquellos cadáveres que aun tienden la mano.
Con bondad que perdura,
La piel se arranca de la codicia.
Estas muerto.

Fausto se encamina a los cementerios el Día de Difuntos.
Con pintura esmalte de pared, adquiere una variedad de tonos, que luego mezclado con tiñer usará para ilustrar lápidas y nichos.
Se detiene en el centro del cementerio, coloca su cartel y aguarda.

A su alrededor, jóvenes y niños, con brochas y tarros de pintura, regatean con los parientes del muerto. Por cinco dólares arreglan el nicho, le dan una mano de pintura blanca a la lapida, resaltan las letras en negro, le dan un cambio de agua al florero, y enseguida a empezar con otro nicho, mientras la multitud de dolidos, se aglomeran a la entrada del cementerio, los familiares se detienen frente a la tumbas a rezar, contratan al trío de mariachis más cercano y se santiguan antes de partir.Muchos conocen de la presencia de Fausto y lo solicitan para que arregle un nicho.
Fausto acomoda el banco frente a la lápida, lustra la piedra que le hará de tapiz, prepara el bosquejo de la obra. “Jesús ama a los niños”. Dedicado a la memoria de un niño de 12 años que murió en un accidente.Puede demorar una hora en cada dibujo, pero luego de terminada queda tan singular y colorida, que enseguida los demás nichos buscan una pintura para su muerto.
Cuando la noche se vislumbra detrás de la montaña, las puertas del cementerio se cierran. Somos los últimos en salir, para mañana, aquellos nichos pintados a pincel, serán los mas vistosos y queridos

1 comment:

rubi said...

quisiera saber la razon por que este artista, presenta a un Jesus con tunica roja, acaso quiere dar a conocer el dolor representado con dolor y por la sangre que derrama a diario por nuestra salviacio.
de todas formas da a entener una forma de ver su vida, es realemente un artista.